Omnibiografia directorio de biografias
BIOGRAFÍA DE Corona Ruesga, Ernesto
 
 
Corona Ruesga, Ernesto
Nació en Guadalajara el 8 de septiembre de 1905, sus padres fueron Ernesto Corona Amador y doña Sara Ruesga Gutiérrez, ambos oriundos de Guadalajara. Realizó sus primeros estudios en el Colegio Luis Silva, de donde pasó a la escuela López Cotilla que dirigía el profesor Tomás Fregoso y después a la escuela práctica anexa a la Normal. Cursó un año en la escuela Nacional Preparatoria y posteriormente continuó sus estudios en la escuela de Leyes de Guadalajara, pero los dejó por cuestiones económicas. A la edad de 10 años perdió a su padre quien había recibido un reconocimiento en París. En 1923, Ernesto fue introducido por sus amigos Yáñez Delgadillo, Cornejo Franco, Ayón Cevallos, Martínez López y Castañeda Bancalari al círculo de estudios literarios Omar Kayamm, espacio donde recibió orientaciones del ingeniero Agustín Basave y del Castillo Negrete, quien reunía a las inteligencias más selectas de la Escuela Preparatoria de Jalisco, y de este sitio provino su afán periodístico.

En 1925, publicó por su cuenta la revista literaria Lascas; integrando a un grupo de periodistas y escritores entre los que destacaban Agustín Yáñez, Agustín y Rubén Leñero y Francisco Ayón Ceballos. Era un excelente orador que podía improvisar y desarrollar un discurso bien estructurado. Fue amigo de grandes personajes como el doctor Vallejo, el licenciado González Gallo, Mariano Azuela y Elías Nandino. En 1926, se casó con Paz Muñoz Cayler con la que procreó cuatro hijos, Guillermo, Ricardo, Susana y Alicia. En ese año administró el combativo periódico El Avión, para después fundar el diario Las Noticias, vanguardista en su género y en su tipo, pues atendía y daba dimensión a las noticias locales que por aquel tiempo pasaban de lado. Dirigió el diario El Sol, fundado por Jesús Sauza González y era al mismo tiempo corresponsal de los periódicos Excélsior y El Nacional. Editó por 1927, El Diario, llegando a tener éste una importancia considerable para la época en Guadalajara, pero por cuestiones políticas fue incendiado durante el gobierno de Sebastián Allende, hecho que le hizo pedir garantías al gobierno federal para reanudar su publicación, mismas que no obtuvo. Truncada su carrera periodística por la pérdida de El Diario, incursionó en la administración pública siendo regidor del Ayuntamiento de Guadalajara en el trienio que inició en 1931. Silvano Barba y Esteban García de Alba lo llamaron a colaborar, el primero como su secretario particular en el Departamento del Trabajo y el segundo como asesor del Oficial Mayor de la Secretaría de Gobernación. Fue Jefe de Migración en Matamoros, Agua Prieta, Mazatlán y Ciudad Juárez y Visitador General de oficinas migratorias. Se desempeñó como secretario particular del licenciado Raúl Castellanos, jefe del Departamento del Distrito Federal, y del licenciado Miguel Alemán Valdez entonces Secretario de Gobernación, lo designó Jefe de Inspección y como tal tuvo a su cargo la atención de los refugiados de la segunda guerra mundial y debido al trato que éstos recibían, México se hizo acreedor a una condecoración por parte de la Cruz Roja Internacional. Ocupo la Jefatura de Personal del Departamento del Distrito Federal, cuando Fernando Casas Alemán y Ernesto P, Uruchurto estuvieron al frente.

Es posible decir que en cada una de sus tareas, su ser y su quehacer, tuvieron como eje su gran sentido de mexicanidad, su compromiso con los compatriotas. Ante autoridades extranjeras se condujo con rectitud y dignidad inclaudicables. El profesor Ayón Zester señaló de él "Fue don Ernesto tapatío por nacimiento, por definición, por vocación y sentimiento.

Poseyó hábil perspicacia para identificar y rendir dignidades a lo trascendente, por contrapartida, también temperamento de los de aquí, para la simpatía y suave trivialidad de las cuestiones de la etiqueta, la forma y la cortesía"
El 16 de enero de 1954, regresó a Guadalajara, como director-gerente de los periódicos El Occidental y El Sol de Guadalajara, dirigió estos diarios por más de treinta años. Dentro de la prensa estatal contribuyó de manera excepcional a formar y consolidar un periodismo sustancialmente tapatío y jalisciense. Si idea era conformar una prensa de una coyuntura incorruptible, orgullosa de su existencia y de su esencia, en fin, un periodismo que no anduviera perdido en la crítica o en la vulgaridad.

Fue un enamorado del teatro al que ayudó a promoverlo localmente publicando gacetillas de manera gratuita. El señor Tuffic Marón, del Teatro de las Máscaras, recuerda su colaboración cuando fungió como jurado por 32 días en el Primer Concurso Estatal de Teatro en Guadalajara, organizado por el Departamento de Bellas Artes.
Siendo gobernador Guillermo Cosío Vidaurri impuso su nombre a uno de los "Premios Estatales de Periodismo" que anualmente otorga el Gobierno del Estado a los comunicadores distinguidos.
En 1992, se le otorgó una medalla de oro postmortem, en el 50 aniversario de El Occidental. Don Ernesto murió en Guadalajara el 5 de febrero de 1987.

Fuente: http://jalisco.gob.mx/nuestroedo/muro/periodis.html

 

 
( 1905 - 1987 )

Copyright © 2009 Omninternet S.A de C.V.