Omnibiografia directorio de biografias
BIOGRAFÍA DE Briseño, Eva
 
 
Briseño, Eva
Uno de los personajes más sobresalientes de entre los zapopanos del siglo XIX es, sin duda, la figura de Eva Briseño Orozco, conocida también entre la población como la Niña Eva, nació en la Venta del Astillero, Zapopan, el 25 de octubre de 1860 y fue la segunda de los siete hijos que procrearon don Modesto Briseño y doña Francisca T. Orozco.
Desde que la Niña Eva estaba pequeña, su familia se trasladó a la villa de Zapopan y allí fijaron su residencia en la calle de Solís (actualmente Eva Briseño) número 19 en el centro de esta población. Don Modesto y un hermano suyo abrieron una tienda que llegó a ser de las principales y se ubicaba en la esquina poniente de la calle de Solís y calle de la Venta (Eva Briseño y Ramón Corona).
Eva Briseño, en su juventud, se dedicó a estudiar enfermería y a practicarla. Prestó sus servicios como enfermera en el Hospital anexo a la parroquia de San Pedro Apóstol, que fue fundado el 18 de junio de 1895 por el padre Manuel Portillo, ella fue una de las primeras que se incorporaron a esta noble institución. Ya desde entonces se le reconocían las curaciones que hacía a los enfermos y heridos, y si a eso se le añade que nunca se casó, la misma gente con afectó empezó a llamarla "Niña Eva".
Cuando el "hospitalito", que también se conoció como el de la Niña Eva, desapareció, ella entonces con el apoyo del único médico, Gabriel Orozco, que había en Zapopan fundó el Orfanatorio de Nuestra Señora de los Desamparados que estaba situado por la calle 16 de Septiembre y que atendía a más de cincuenta niñas de diversas poblaciones del estado de Jalisco. Algunas internas pagaban otras no. Todo dependía de los recursos con que contara la familia. La institución se sostenía con las donaciones que hacían los ricos del pueblo, como las familias Orozco, Fernández y García, inclusive fue la casa de Isidoro Orozco y su esposa doña Eulogia Sáenz de Orozco la que albergó esta institución. Completaban el sostén con algunas ganancia que le quedaba de lo que vendía en la botica que atendía, la única del pueblo, que estaba en uno de los cuartos que daban a la calle del citado orfanatorio, ahí mismo también daba consulta el doctor Orozco que vivía en Zapopan, pero trabajaba la mayor parte del día en Guadalajara. En la botica, Eva Briseño preparaba las fórmulas, las píldoras, polvos y pomadas que se requerían y era la que "recetaba" a la mayoría de los zapopanos de la primera mitad del siglo XX.
El edificio del orfanatorio además tenía su capilla, los dormitorios, la cocina, el comedor y salones donde se impartía la instrucción primaria y se daban clases de finos bordados y toda clase de costura para que las mujeres aprendieran un oficio.
Esta benefactora murió el 11 de junio de 1941 e inmediatamente, en reconocimiento a su labor, y a iniciativa de Soledad Orozco de Ávila Camacho y del general Miguel Orozco, se le impuso su nombre a una de las calles de la villa, justamente aquella donde estaba su casa paterna.

Fuente: http://jalisco.gob.mx/nuestroedo/muro/filantro.html

 

 
( 1860 - 1941 )

Copyright © 2009 Omninternet S.A de C.V.