Omnibiografia directorio de biografias
BIOGRAFÍA DE Silva Romero, Francisco
 
 
Silva Romero, Francisco
Francisco Silva Romero, quien naciera en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, el 18 de mayo de 1908. Participó en la Confederación Obrera de Jalisco al lado del gran líder obrero Esteban Loera; fue fundador de la Federación de Trabajadores de Jalisco, en 1936, junto con Heliodoro Hernández Loza, Catarino Isaac Estrada y Ramón Hidalgo Jaramillo, entre otros; en 1947 fue cofundador de la Confederación Unica de Trabajadores de Jalisco; el 10 de agosto de 1952 constituyó la CROC en Jalisco, en acto celebrado en el Teatro Degollado con la fortaleza de la Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos de Jalisco; gracias a su tenacidad se aprobó el pago semanal del séptimo día como descanso, beneficiando a todos los trabajadores del país. Fue diputado federal en la XLVI Legislatura (1964-1967) y diputado local en las Legislaturas XXXIV (1939-1941), XXXVII (1945-1947), XLI (1956-1959), XLV (1968-1971) y XLVII (1974-1977). También fue regidor de Guadalajara (1941-1942). Francisco Silva Romero fue pionero de la Unidad Obrera Jalisciense; don Pancho Silva Romero fue un hombre a carta cabal, de una sola pieza y una sola palabra, franco y auténtico, sincero, generoso y talentoso. Hombres como Francisco Silva Romero son los que enaltecen al movimiento Obrero Mexicano y le dan sentido a las luchas de los trabajadores.

Fue un tapatío de pura cepa, orgulloso de su tierra y de su gente, amante de las tradiciones de su estado, aficionado indiscutible del futbol, enamorado de la belleza de la mujer jalisciense, apasionado sin igual de las causas de los trabajadores, entregado a la política por considerar que era el instrumento idóneo por antonomasia para servir a los demás. Impresionaba conocer de cerca la realidad de su "política de puertas abiertas", siempre tenía tiempo para todo y para todos. Lo veían y conversaban con él todos aquellos que se lo proponían. Su sencillez y humildad despertaban de inmediato la confianza de sus interlocutores, era un hombre muy informado y profundo conocedor de la naturaleza humana, poseedor de una gran capacidad para escuchar a los demás. Todos los días tenía una gran audiencia en sus oficinas de la calle Medrano número 205, domicilio social de la gran organización sindical que él fundara: La Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinos de Jalisco, para lo cual tuvo un aliado de lujo que creyó en su proyecto sindicalista, simpatizando con la idea y apoyándolo solidaria y decisivamente: El entonces gobernador del estado, general de división don Marcelino García Barragán, (Cuautitlán, Jalisco 2 de junio de 1895- Guadalajara, Jalisco, 3 de septiembre de 1979). Nadie de los que lo entrevistaban y le planteaban sus problemas se retiraba con las manos vacías, hizo de la amistad una práctica cotidiana y a todos trataba por igual sin aires de suficiencia o superioridad, siempre con una gran franqueza, claridad y buen humor.

Como uno de los frutos más reconocidos históricamente para Jalisco, se encuentra la armonía en que se relacionan el capital y el trabajo, desde siempre y hasta hoy las relaciones obrero-patronales en Jalisco han sido un ejemplo para la nación. Sin menoscabo de los legítimos intereses que les corresponden a los trabajadores y a los empresarios, el trato entre ambos se ha distinguido por su civilidad, respeto y entendimiento. Esto no ha sido obra de la casualidad, sino producto del talento y la visión políticas de grandes luchadores sociales que construyeron el sindicalismo en Jalisco. Es fundamental y punto de partida indispensable referirse a dos líderes obreros inigualables: Heliodoro Hernández Loza y Francisco Silva Romero, sólo así se pueden entender el desarrollo y la historia de las organizaciones obreras jaliscienses.

Por su alto contenido social en las luchas gremiales del obrerismo mundial, el mes de mayo es un marco espléndido para recordar al gran sindicalista Francisco Silva Romero, surgido de la entraña popular y dueño de un carisma sin igual, tuve el privilegio de conocerlo y de tratarlo a principios de los años sesentas del siglo pasado, al cumplir honrosas encomiendas de mi Partido Revolucionario Institucional y gracias a la generosidad y deferencia que siempre tuvo para con los jóvenes; Francisco Silva Romero, mejor conocido coloquial y afectuosamente como don Pancho Silva Romero, fue un innovador del sindicalismo mexicano que supo enfrentarse con un gran valor y decisión al "statu quo" imperante en las organizaciones sindicales, aportándoles frescura en el trato y convencimiento en las luchas de los trabajadores.

Francisco Silva Romero legó a los jaliscienses dos grandes herencias: una sólida institución para la defensa de los trabajadores, ¡La CROC! Una ilustre y madura generación de buenos y brillantes lideres sindicales, encabezados eficientemente por Salvador Orozco Loreto y Antonio Alvarez Esparza.

El día 21 de diciembre de 1981, don Pancho Silva se fue de entre nosotros sin despedirse. Hombres como don Pancho nunca mueren, porque quedan sembrados en la conciencia popular. Francisco Silva Romero se ganó su lugar en la historia del estado, con luz propia, original estilo y sirviéndole a Jalisco.

 

 
( 1908 - 1981 )

Copyright © 2009 Omninternet S.A de C.V.